¿Alguna vez te has planteado cómo un gamer debe cuidar su alimentación sin caer en la rutina sedentaria? En este artículo vamos a desarrollar las ideas claves en las que se basa la dieta de un jugador profesional y por qué es tan importante dedicar tiempo a elaborarla.

Pasar horas y horas delante de un ordenador es muy estimulante y la tensión que genera competir hace perder muchas calorías. Aún así, estar sentado todo el día entrenando no deja de ser una postura sedentaria en la que no ejercitas muchos músculos. Por esta razón, es importante que los jugadores profesionales lleven a cabo una dieta elaborada y que se ajuste a su deporte.

En el mundo de los videojuegos, la comida “junk food” es muy habitual ya que es rápida de obtener y fácil de comer. Aun así, contiene un número muy elevado de grasas que no son nada saludables para el cuerpo. Además, también acostumbran a ser muy aceitosas, por lo que resulta casi imposible comer sin manchar el teclado y el ratón.

Muchos dietistas han planteado diferentes propuestas sobre cuál sería la dieta y la comida ideal para un gamer. Aunque existen diferencias entre ellos, todos coinciden en unos mismos puntos: tiene que ser fácil de manejar con una sola mano para que sea más cómodo seguir jugando, tiene que ser poco grasienta para no ensuciar demasiado, también debe ser rápida de preparar y, sobre todo, tiene que ser saludable. Al fin y al cabo, los jugadores profesionales son deportistas y necesitan ingerir mucha comida. Aunque parezca extraño, muchos gamers ven la comida como un obstáculo que les impide seguir practicando y dejan de comer, adquiriendo así carencias nutricionales importantes.

Como consecuencia, son mucho menos efectivos jugando, ya que tenen menos velocidad de reacción, fatiga visual, cansancio, etc. Según los dietistas, cada miembro de un equipo profesional de eSports debería ingerir al menos 2300 calorías al día, eso sí, respetando una dieta equilibrada que les aporte energía pero que no sea rica en grasas saturadas ni haya un excesa de bebidas estimulantes, las cuales son muy habituales en la rutina de los gamers. Por ejemplo, el arroz y el pollo sería una combinación muy recomendable para la rutina de un jugador.

¿CONSEGUIRÁN LOS DIETISTAS ELABORAR UNA DIETA FÁCIL, RICA Y SALUDABLE PARA LOS JUGADORES PROFESIONALES?