Como cualquier deportista que se dedica a ello, los jugadores profesionales de los Esports siguen una rutina de entrenamiento muy severa que suele ocupar todo su día. Todos los equipos siguen un planteamiento bastante similar, la cual incluye tanto la preparación psicológica y física como el entrenamiento en el videojuego.

Por las mañanas (3-4 horas):

-Entrenamiento físico

-Sesiones con psicólogos para ayudarles a gestionar el estrés diario causado por la constante presión de la competición profesional.

Mediodía:

-Comida y descanso

Después de comer (15:00-18:00h aproximadamente):

-Entrenamiento del propio videojuego: competir contra otros usuarios online, practicar jugadas, pensar estrategias de juego, etc. Normalmente, los jugadores reciben las indicaciones del coach mientras entrenan.

Por la tarde (19:00-22:00h aproximadamente):

-Siguen entrenando y practicando jugadas durante tres horas más con el equipo.

Por la noche:

-Conclusión del entrenamiento de ese día: poner en común los logros individuales y colectivos

-Análisis de la competencia

Como se puede ver, los gamers profesionales dedican todo su tiempo a este deporte y sacrifican muchos aspectos de su vida personal para entrenar y superarse cada día. Un gran esfuerzo que, sin duda, tiene su recompensa en las competiciones.

¿SERÍAS CAPAZ DE SEGUIR SU RITMO?